Hay un cielo esperándonos a todos más allá de las nubes

4 años y medio de desarrollo ha necesitado Irrational Games para presentar su última obra, Bioshock Infinite, un videojuego clave para entender el desarrollo e impacto económico que esta industrial a alcanzado en los últimos años.

En 2007 aparece Bioshock discretamente para colocarse en top ten de las plataformas actuales, sucesor espiritual del antiguo System Shock, estableciendo las pautas para lo que un shooter debía profundizar en cuanto a historia, acción y ambientación. En 2010 su secuela Bioshock 2 continúa la línea argumental con la intención de arrojar en poco más de luz entre los lúgubres edificios de la submarina ciudad de Rapture, añadiendo profundidad a una de las historias más originales que pueden ser jugadas. Pocos meses después se sube a Youtube este teaser demoledor:

Esta es la historia de cómo un juego se convierte en clásico conforme inicias partida. Vale, es cierto, como shooter no se trata de ninguna sorpresa dentro del género. No han inventado la rueda. Un primera persona con sus mapas de acción, sus puzzles, jefes finales y mucha munición. En ese sentido los gamers que disfrutan de virguerías como Minecraft, no las encontraran.

En cambio lo que tenmos aquí es el mayor trabajo de diseño realizado hasta la fecha en un producto de este tipo, y en cualquiera de los campos a los que puedas vincular la palabra diseño. Todo. Todo está pensado para conducir al jugador al interior de este universo estéticamente afilado y definido hasta el detalle para inquietar y seducir al mismo tiempo.
El trabajo de escenorafía ha superado a lo anterior en la saga presentando decenas de escenografías, interiores, decoraciones, cientos de objetos situados cronológicamente en 1912. Y acompañados constantemente por una banda sonora a la misma altura que combina piezas clásicas con otras creadas propósito para convertir la experiencia en un tren de la bruja en el que dejarse llevar para maravillarse, y al que de seguro no querrás bajarte hasta el final.

Intercalando a los personajes principales (muy bien caracterizados) en mitad de una guerra civil por conquistar Columbia, esa ciudad utópica que flota por encima de las nubes, y que acabará simbolizando la ambición humana y el sacrifio, una temática ya característica de la saga. Escribiendo una historia efervescente,  que hurga en la ética y la moral de la organización de las sociedades antiguas y actuales.

Así podría describir durante horas toda esa atmósfera que rodea y enriquece esta experiencia; caminar por esas avenidas soleadas, las familias felices paseando por los parques y las doradas estatuas como guindas de la bienaventuranza. Sólo depende de tí adentrarte y descubrir la sombra que aguarda impaciente detrás de todo esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s