Espejito, espejito ¿Cuál es la película más buena del reino?

Lo más complicado a la hora de sentarme a ver esta película ha sido despojarme de los complejos que tenía hacia ella en el caso de que finalmente lo consiguiera. Por mucho que no queramos todo interviene, y hacer una película titulada Blancanieves, filmada en blanco y negro, muda, y en 2012; es lo peor que podría haber hecho Pablo Berger (dirección y guión).

Lo que seguramente en un principio fue planteado como un proyecto original y diferente, la casualidad del destino ha hecho que compartiera año con dos versiones del cuento clásico muy malas discutibles, con la aparición de la todopoderosa “El Artista”, estrenándose en último lugar y siendo además de producción nacional (sí, para mucho sigue siendo tabú). Por último hay que sumar que es una de las historias más famosas del cine moderno, todo el mundo conoce el final.

La casualidad es la única culpable de estas circunstancias, pero creo que todo en la vida tiene una cara buena y en este caso es justamente esa desconfianza con la que daréis al play el mayor cebo de la cinta. Un telón rojo se abre solemnemente, comienzan a desfilar los primeros planos y con ellos desplegándose un hipnótico encanto que poco a poco se enrolla por brazos y piernas, y en cuestión de minutos atrapa.

El señor Berger que conoce a la perfección los problemas de trabajar a partir de un cuento tan popular recoge cada pieza del relato original para convertirla hábilmente en un punto a favor en la nueva versión. Recorriendo el mismo camino pero trasmitiendo la sensación al espectador de querer destapar una carta tras otra, descubierndo situaciones extrañamente familiares, transformadas en algo fresco, pero desarrolladas de manera exquísitamente sencilla. Permitiendo introducir el mundo de la tauromaquia de la manera más bella y personal posible, sin olvidarse de una pizca de humor, otra de drama y otra de grotesco surrealismo daliniano.

Quedas introducido en ese pequeño universo monocromático una calurosa tarde de abril de 1910, en la plaza de toros La Colosal de Sevilla, gracias al grandísimo trabajo de documentación y posterior recreación. Cuidando hasta el mínimo detalle, sirviendo de base perfecta para el trabajo de Maribel Verdú, Macarena García y Daniel Giménez Cacho; para bordar una de las actuaciones más brillantes de cada una de sus carreras respectivamente. Ni que decir tiene que en oportunidades como ésta, la música sale beneficiada, que en este caso está a la altura de todo el equipo artístico, compuesta por Alfonso Vilallonga.

Con todo esto no puedo más que recomendar encarecidamente esta preciosista colección de fotografías antiguas, con la que disfrutar del mismo modo que un niño pequeño que escucha por primera vez la historia sin pestañear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s